Una vidriera es luz

Una vidriera puede ser muchas cosas, muchas más de lo que se pueda pensar inicialmente. Su origen está relacionado con su uso como cierre de un hueco en un edificio, pero, a día de hoy, podemos encontrar cantidad de objetos y estructuras compuestas por una vidriera: ventanas, puertas, techos, muebles, marquesinas, anuncios publicitarios, lámparas, relojes…Todos estos objetos tienen en común aquello que le hace ser vidriera: la luz.

Fundamentalmente, la vidriera es plomo y vidrio. Casi todo el vidrio de color se hace a mano. Para ello se coge el vidrio fundido con la caña de soplar, se sopla y se va girando. La burbuja se voltea y se estira hasta darle una forma de cilindro. Una vez conseguida la forma cilíndrica, se corta longitudinalmente y se estira en un horno caliente. Así conseguimos una placa de vidrio.

Poble Espanyol de Barcelona. Artesanía vidrio. (Imagen: Creative Commons)

Proceso de creación

Diseño previo

Antes de empezar a trabajar una vidriera, se prepara un boceto, a escala más pequeña, en tinta o acuarela. Este boceto se traslada a un cartón, es decir, la plantilla del hueco donde va a ir colocada la vidriera, a tamaño natural. Una vez pasado el dibujo, se marcan las líneas de la red de plomo por las que se cortarán los vidrios.

Boceto. Casa Maumejean. Fondos del Museo Nacional de Artes Decorativas

Selección de vidrios

Hecho el cartón se eligen los vidrios. Por muy trabajado que esté el diseño, si la elección del vidrio no es la adecuada, la obra no funciona. La vidriera es el único arte que “pinta” con la luz, forma parte de ella. Además de los materiales, hay que conocer bien el lugar de colocación de la vidriera y la entrada de luz natural.

Los vidrios pueden decorarse con diferentes técnicas. Las grisallas, esmaltes y el amarillo de plata son las más habituales.

Vidrios

Útiles de trabajo

Se trabaja con unas herramientas específicas. Los vidrios se cortan con el diamante o rulina. Con el brujidor o hierro de quebrar se mordían los vidrios en la Edad Media, para conseguir formas curvas.

Las alas de las tiras de plomo se abren con el tingle para introducir el vidrio. Según los tratados, esta  herramienta se hacía con hueso de vaca. La masilla de vidriero se aplica entre el plomo y el vidrio con la cuchilla de empastar.

Herramientas de trabajo. (Imagen: Creative Commons)

Tiras de plomo

Para fabricar las tiras de plomo se funde el metal y se vierte en un molde, se deja enfriar y se estira en un molinillo de estirado.

Estos molinillos disponen de varias ruedas, intercambiables según la medida deseada, que aprisionan el perfil de plomo al entrar por un lado y, mediante una manivela, lo estiran y lo hacen pasar hasta su salida por el lado opuesto.

Tiras de plomo para la colocación del vidrio.

El emplomado

Los vidrios se cortan bien siguiendo las líneas marcadas en el cartón o bien se trabajan con una plantilla de cada fragmento. El emplomado se hace también sobre el dibujo, colocando los vidrios en los perfiles de plomo. Con estaño se van soldando los fragmentos de plomo entre sí.


LA LUZ DE BERTIZ


QUÉ ES UNA VIDRIERA


VIDRIERAS DE BERTIZ


VISITA VIRTUAL